top of page

La domótica ¡el futuro está aquí!

Día tras día son más las viviendas que acceden a tener una conexión estable a internet. Muchos de estos han empezado a usar la domótica como una solución al funcionamiento cotidiano del hogar. Pero, ¿Qué es y cómo funciona la domótica?, ¿para qué se usan estas aplicaciones en el hogar? ¿Es acaso que las películas futuristas tenían razón y podemos controlar todo desde un simple chasquido?



¿Qué es y cómo funciona la domótica?


Se denomina domótica a un compilado de aplicaciones digitales que permiten automatizar todo el funcionamiento de los objetos y espacios, que hay dentro de una residencia u espacio de trabajo. El principal objetivo de esto, es que la comodidad y el confort se vuelvan parte de la vida de todas las personas, con el uso de la tecnología en todos los niveles de la vida.

La domótica funciona con un aliado conocido, el Smartphone. Y es que, es a través de este que se puede lograr una completa automatización de las pequeñas tareas hogareñas, cómo regar el jardín, o apagar las luces cuando nadie está presente en una sala. El desarrollo de nuevas tecnologías en torno al hogar, han hecho que la domótica pase a tener presencia cada vez en más hogares.


Como parte de la premisa de ciudades inteligentes, esta se vuelve una herramienta muy útil, para el cuidado de la energía, así como para que la diversión y la distensión sean cada vez más fáciles.


Todo en casa puede tener señal



Aunque suene a locura o serie futurista, todos los objetos que están dentro de una casa, edificio u empresa, pueden tener conexión a internet. O al menos esto es parte de lo que se propone en el plan de desarrollo de la domótica, que cada cuerpo pase a tener función digital automatizada, que se pueda controlar a través de dispositivos electrónicos.

Para el caso de las viviendas cada vez son más las cosas conectadas a una señal de wifi: freezer, persianas, TV, luces, calefacciones, closets. Hacen parte de una lista que continua creciendo para hacer de la domótica una compañera infaltable.


La transformación de la vida en comunidad es también un hecho


A través de la automatización de las áreas comunes, la domótica se vuelve en una forma de facilitar la convivencia. Ya que, tareas como el riego de jardines, el encendido y apagado de luces, la limpieza de vitrinas o grandes ventanas, todo puede ser programado y vinculado a un sistema de manejo por medio de Smartphone.


El funcionamiento y control de portones y sistemas de seguridad, también hacen parte de la transformación que propone la domótica. En las áreas comunes de los edificios hay puntos neurálgicos como lo son las recepciones, donde implementando la domótica como herramienta, se logran mejoras en la recepción de paquetes, y distribución de recibos o cartas, sin la necesidad de que el residente se encuentre presente en el momento de la recepción.


Un camino en construcción


Aunque muchos son los avances en el campo de esta tecnología, todavía queda numerosos caminos por descubrir. Ya que, el sector de la domótica es relativamente un campo reciente, permite que cada vez más muchos profesionales interesados en el diseño y la tecnología se interesen más por perfeccionar y crear nuevos mecanismos al servicio de la automatización de las cosas.


Los hogares hasta ahora han sabido recibir con acogida todas las propuestas que la domótica les brinda. Alimentar mascotas, controlar la música o las luces con la voz, vigilar las casas en general, han causado una buena impresión.



Aunque se crean muchas preguntas alrededor, que por ahora no han sido respondidas, ¿se pueden infiltrar los hackers en un hogar?, ¿Qué empresas pueden usar estos datos para beneficios propios? Estos son temas que siguen estando en la lista de preocupaciones posibles, al implementar la domótica. Y que se irán respondiendo con el tiempo.




7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


Rectangle 1153(3).png

Recibe nuevas ofertas en tu email

Ut enim ad minim veniam, quis nostrud ejercicio ullamco laboris ut  esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur.

¡Gracias por suscribirte!

bottom of page